Compartir

Todos de pequeños fantaseábamos con cuando grandes tener una casa enorme, repleta de habitaciones, de pasillos largos y escaleras caracol. Tal vez muchos hicieron de esta simple fantasía una realidad. Sin embargo, otros se encontraron con que tener una casa grande nada tenía que ver con vivir bien, e incluso podía llegar a convertirse en el acrónimo de vivir una vida a lo grande. Es en parte debido a esta filosofía que surge el “Tiny Houses Movement”, en español conocido como “Movimiento Casas Pequeñas”.

Fuente: Weekend with Dee/Tammy.

Aunque nació en Estados Unidos, actualmente el Movimiento Casas Pequeñas ha logrado colarse en la realidad de numerosos países. Tal como lo indica su nombre, consiste en reducir el tamaño del espacio en el que las personas viven. Este movimiento social dice adiós a los 240m2 que tenía la típica casa estadounidense, para presentar pequeñas, originales y eficientes casas que no superan los 37m2.

¿Qué tan pequeñas son? Su tamaño es suficiente como para albergar todos los componentes que hacen a una casa. Es decir, un cuarto, una cocina, un baño y una sala de estar. El uso de mobiliario multifuncional es otra característica de estas pequeñas casas. Así como también el implementar electrodomésticos avanzados que permitan ahorrar espacio sin perder funcionalidad.

Fuente: Flickr/Tomas Quinones.

En Latinoamérica cada vez son más los países que se suman al Movimiento Casas Pequeñas. Siendo Argentina y México los países que más lo han implementado hasta ahora

Ahorro, medio ambiente y filosofía las razones detrás del Movimiento Casas Pequeñas

Fuente: Flickr/MIKI Yoshihito.

No cabe duda que ahorrar el dinero del alquiler e hipoteca fue una de las razones que incentivo el nacimiento de esta iniciativa. Especialmente si se tiene en cuenta que un estadounidense tarda aproximadamente 15 años en pagar el techo sobre su cabeza. Ahorrar este dinero representa la posibilidad de gozar de una mayor libertad financiera, e incluso la oportunidad de destinarlo a vivir otras experiencias deseadas.

Sin embargo, ahorrar dinero no fue la única razón ni la más importante. Vivir en “casas pequeñas” es también una prometedora estrategia para reducir el gasto energético de cada hogar. Es decir, representa la oportunidad de vivir de manera más amigable con el medio ambiente.

Fuente: Weekend with Dee/Tammy.

Reducir el espacio obliga también a conservar únicamente aquello que realmente se necesita para vivir. Muchos están convencidos que en este eliminar lo que no necesitamos en casa, se esconde una lección mucho más importante. Se esconde la oportunidad de aprender a vivir con menos, de volver a la esencia, de despedirse de lo superfluo y de ser felices con lo verdaderamente imprescindible. Muchos se animan a afirmar que “vivir en una casa pequeña es un primer paso para vivir una vida grande”.

“Living Small”, un documental sobre el Movimiento Casas Pequeñas

“Se trata de reevaluar lo que tenemos, lo que queremos, lo que necesitamos, lo que amamos y lo que queremos hacer con nuestras vidas”. Ésta es la esencia que para Linda Menard, una de las realizadoras de “Living Small”, es esconde tras el Movimiento Casas Pequeñas. Esencia que busca mostrarnos en este documental de poco más de 45 minutos.

Estrenado en el 2014, “Living Small” es un documental que nos invita a conocer este movimiento social desde dentro. De mano de Anderson Page, quien se propone el objetivo de construir una casa pequeña, descubriremos los desafíos, la satisfacción y las reflexiones que implica construir tu propio espacio de vida.

Un documental que nos llevará a reflexionar y replantearnos varios aspectos sobre el espacio en qué vivimos. Pero principalmente nos dejará latente una interesante pregunta: ¿podríamos vivir más con menos?

 

Nos hago la misma pregunta: ¿Podríamos vivir más con menos?

Suscribite a boletín de buscavidas

¡Y enterate en 1 correo por semana de los proyectos que están intentando cambiar el mundo para mejor!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here