Compartir

Las cuestiones ecológicas están dentro del radar. Poco a poco, la consciencia ambiental va adquiriendo fuerza y se va posicionando más cerca del centro del debate actual. Y son muchas las personas que están trabajando en construir alternativas que solucionen los problemas que enfrenta hoy la sociedad. La agroecología es, justamente, una de esas alternativas.

El modelo agrícola es uno de los más cuestionados actualmente. Pese a su promesa de lograr los máximos rendimientos, presenta muchos otros problemas a los que no parece dar solución. La dependencia de los insumos químicos, el mal uso de la tierra, la ineficiencia energética y la degradación de los ecosistemas son tan solo algunos de los efectos adversos de este modelo. Así, la agroecología surge como respuesta a estas problemáticas y, más aún, como modelo de agricultura alternativo.

Producción de hortalizas agroecológicas.

Una disciplina científica y social

La agroecología es una ciencia. La ciencia de la agroecología, a diferencia de la agronomía, incorpora a las ciencias agrarias el enfoque ecológico. Se trata de una disciplina que estudia los sistemas agrícolas desde una perspectiva holística, integradora. Promueve la gestión sostenible de los sistemas agrícolas sobre la base de ciertos principios fundamentales que le dan estructura a la agricultura agroecológica.

La agroecología, en primer lugar, promueve la soberanía alimentaria. Esto significa que la práctica agroecológica garantiza el derecho de cada pueblo de definir su propio sistema productivo. Esto les asegura el acceso a alimentos nutritivos y de calidad. Por otro lado, la agroecología rescata y revaloriza los saberes ancestrales de las culturas indígenas y las comunidades rurales como conocimientos necesarios para llevar adelante una producción sostenible. Por lo tanto, garantiza un medio rural seguro, económicamente viable y libre de pobreza.

La agroecología recupera los saberes y conocimientos ancestrales de las comunidades indígenas y campesinas.

En armonía con el ambiente

Otro de los principios fundacionales de la agroecología es la necesidad elaborar una producción de alimentos amigable con los ecosistemas. ¿Cómo se logra esto? Se logra mediante una vuelta hacia lo local. En efecto, la producción agroecológica es regional. Está basada en el clima y el suelo propios de la región, con cultivos definidos en base a criterios racionales, sostenibles y ecológicos. Además, incorpora los conocimientos propios del lugar, es decir, promueve una agricultura local. Otorga autonomía a los productores. Busca adecuarse al sistema mayor, que es el ecológico, y no al revés, que es lo que ocurre actualmente. Es resistente y tiene una alta capacidad de adaptación, lo cual implica que, a diferencia del sistema actual, es un modelo fuerte y no es vulnerable frente a las crisis.

¿Estamos hablando de una utopía?

La agroecología es una ciencia en pleno desarrollo y hoy en día está siendo aplicada con gran éxito en muchas partes del mundo. En especial en nuestra América Latina, un continente con una amplia población campesina e indígena, los sistemas agrícolas ancestrales existen y están siendo recuperados por la agroecología. En estos tiempos de crisis florecen múltiples proyectos agroecológicos y de economía solidaria, que frecuentemente están conformados por familias de pequeños productores agrícolas nucleados en cooperativas. Producen cultivos sanos, libres de transgénicos y los comercializan a un precio justo y accesible.

Quien quiera embarcarse en la búsqueda de tales cooperativas, donde quiera que se encuentre, descubrirá un mundo paralelo. Como pequeños brotes que se abren paso por las grietas del cemento, los proyectos agroecológicos lentamente van surgiendo, creciendo, dándose a conocer y expandiendo los horizontes de las comunidades. Ese pequeño brote tiene el potencial de convertirse en un enorme y majestuoso árbol y eso depende del impulso que reciba desde la propia sociedad. ¿Y cómo no impulsarlo? La agroecología forma parte de los movimientos que hoy están demostrando que otro mundo es posible.

Suscribite a boletín de buscavidas

¡Y enterate en 1 correo por semana de los proyectos que están intentando cambiar el mundo para mejor!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here